INFORMACIÓN

Telf.: 3346261 - Fax: 3351155
parroquiamasc@hotmail.com

Primera Comunión

  • LA PRIMERA COMUNIÓN

    Preparamos para la Primera Comunión a los niños desde los 10 años. Lo hacemos con la catequesis familiar ayudando a los padres, primeros educadores de sus hijos, a crecer en la fe.

     

    En reuniones semanales se encuentra el sacerdote con el equipo y se trabaja con una guía y fichas preparada para cada encuentro; luego cada integrante se reúne con su grupo de chicos una vez por semana. A éstos se le entrega al comienzo del curso el material para tarbajar ellos con sus catequistas y con sus papás.


    Los padres se reúnen cada quince días y un animador los ayudará a comprender los temas de la catequesis para que sean alimento para su vida espiritual y los puedan explicar también a los niños.


    A lo largo del año, recibirán el Sacramento de la Reconciliación y la Primera Comunión, y si alguno no hubiera recibido el Bautismo, le será administrado en el momento oportuno, preparando también a los papás y padrinos.


    Los niños de los distintos grupos tendrán unas celebraciones dominicales más familiares con sus papás, para vivir más personalmente el misterio de la Eucaristía.


    Situación:

    Existe todavía en nuestro medio una presión de tipo social o familiar que casi obliga a los papás a querer que sus hijos/as reciban la Primera Comunión. Se reconoce que es un momento importante para el crecimiento religioso del niño/a, para toda la familia y para el grupo de los que se preparan juntos.

    Sin embargo en muchos casos, no hay una preocupación auténtica por un compromiso que dure. Algunas veces son los mismos papás que desaniman a sus hijos por el hecho tener que vivir una cierta práctica religiosa (S. Misa, grupos…), no les permita tener esa libertad delante de otros compromisos que juzgan más importantes que el compromiso religioso.

    Muchos de los niños/as no siguen con su práctica religiosa como si hubiensen quedado satisfechos por haber cumplido.

    Los padres de familia por su parte buscan el menor compromiso, y con dificultad se adhieren a la catequesis familiar.


    Por esto se pide:

    Un compromiso que no se refiere sólo a la preparación de la Primera Comunión, sino a un seguimiento en la vida cristiana en los Grupos de Post-Primera Comunión, como se les va informando



Atras